martes, 27 de noviembre de 2012

Razones más comunes de porque somos infieles


Razones más comunes de porque somos infieles


Una de las peores traiciones hacia nuestra pareja o por parte de ella es la infidelidad. Generalmente pensamos que la persona infiel es la única culpable, sin embargo la infidelidad es el resultado de la crisis de una pareja, pues quien es infiel lo hace porque busca en otra persona cuestiones sexuales, emocionales o intelectuales que su pareja no le da.

La infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan. La lista de razones es interminable, pero los sexólogos especialistas en terapia de pareja coinciden en que en todas se intenta satisfacer las carencias en la pareja.
Las razones más comunes

Nos sentimos devaluados. Terminado el enamoramiento, enfrentamos a la pareja real y olvidamos a la idealizada, y sus conductas no siempre placenteras en la convivencia defraudan nuestras expectativas. Si la pareja nos abandona al centrarse sólo en sus objetivos personales y no en los de ambos, y al mismo tiempo nos relacionamos con una persona distinta que nos hace sentir más valorados, la elegimos inconscientemente como nueva compañera. Principalmente para las mujeres, es muy importante sentirnos bellas y deseadas por nuestro hombre. Si no se cumple nuestro objetivo, sentimos una gran frustración y se devalúa nuestra autoestima. Una forma de sentirnos de nuevo atractivas y deseadas, es siendo cortejadas en una relación extramarital.

La monotonía. Cuando nuestra pareja descuida el tiempo en común por sus actividades personales y deja de tener detalles cariñosos con nosotros, sentimos que el amor se acabó, se produce un distanciamiento y nos empezamos a sentir encadenados a pasar el resto de nuestros días en una relación que ha perdido su encanto. Un matrimonio sumido en la rutina y en el aburrimiento se puede venir abajo a causa de un encuentro con un intruso que llegue y nos aborde con el misterio, encanto y riesgo de los que carece nuestra relación.

Una vida sexual deficiente. El sexo es un elemento esencial en la pareja y si éste es defectuoso, quien se siente insatisfecho tiende a buscar fuera de la relación la satisfacción sexual que no encuentra en su pareja. Si a pesar de sentir un gran amor por la pareja, en la cama no encontramos nada excitante, nos vengamos teniendo relaciones sexuales con otra persona, porque estamos enojados con nuestra pareja que no quiere hacer el amor o no quiere llevar a cabo nuestras fantasías sexuales.



Dependencia emocional de los padres. Si nuestra pareja no es emocionalmente independiente de sus padres y no establece límites respecto a ellos, esta conducta infantil nos hace sentir sin su apoyo, y nuestra necesidad insatisfecha de ser escuchados y atendidos nos impulsa a buscar una relación extramarital.

Buscamos nuevas sensaciones. Si se acaba la seducción del enamoramiento y se vive en el hastío de una relación, hay quienes necesitan seguir satisfaciendo su necesidad de seguir enamorados. La curiosidad de experimentar el sexo con otras personas y de vivir la aventura es un fuerte motor para buscar un affair.

Idealizamos a la pareja. Para continuar idealizando a nuestra pareja, muchas veces elegimos como amante a una persona totalmente opuesta. Hay quienes llevan a cabo todas sus fantasías sexuales con el amante y no con la pareja para sentir que la siguen manteniendo en el concepto de “decente”.

La pareja lo permite. Se dan casos en que la pareja está de acuerdo en que tengamos relaciones extramaritales, porque es consciente de que necesitamos satisfacer las deficiencias que existen en nuestra propia relación.

Sentimos amenazada nuestra libertad. Cuando la pareja es asfixiante o nos da pavor perder nuestra independencia y quedar atrapados en una relación, intentamos sentirnos libres cometiendo actos de infidelidad.

Alarde de poder. Por haber obtenido poder, dinero y una posición social, hay quienes sienten que se han ganado el derecho a tener un mayor potencial sexual con el sexo opuesto.


La infidelidad es un síntoma de la serie de crisis por las que atravesamos como pareja
. Si buscamos en el fondo, descubriremos que somos infieles cuando no encontramos en nuestra pareja lo que buscamos y nuestra relación no satisface completamente nuestras necesidades. Sin embargo, superar la crisis dependerá de la forma en que podamos comunicarnos como pareja.

http://www.mujerglobal.com/pareja/razones-mas-comunes-de-porque-somos-infieles/

¿Por qué somos infieles?


¿Por qué somos infieles?

A pocas personas les gusta que sus parejas le sean infieles. Sin embargo, las estadísticas señalan que la infidelidad, ocasional o recurrente, es bastante frecuente, lo que nos hace preguntarnos: ¿por qué somos infieles? ¿son más infieles los hombres que las mujeres?

Este tema ha sido planteado en numerosas ocasiones. Y se ha saldado siempre atribuyendo a nuestra 'naturaleza' que tendamos a la fidelidad o que seamos infieles. Lo cierto es que en la Naturaleza se encuentran ejemplos de toda clase de fidelidades sexuales.

Existen animales que se emparejan y cuidan de los retoños sólo con un miembro de su especie, otros que tras la fecundación se desentienden del otro, otros que cuidando a la prole no dejan de tener relaciones sexuales con otros, etc. Entre nuestros parientes los chimpancés, la promiscuidad parece ser la guía de machos y hembras. Según parece es porque eso facilita la transmisión de los propios genes y evita que otros atenten contra los cachorros (al no estar seguros de que no sean suyos).

Sin embargo, por esas mismas razones (asegurarse la transmisión genética y económica a los hijos propios), los humanos han determinado que las parejas sean fieles entre sí. Aunque no en todos los grupos humanos.

¿Qué es lo que sucede realmente de forma espontánea entre los humanos: la fidelidad o la infidelidad?

En busca de la pareja definitiva Salvo que las normas sociales sean muy estrictas en impedirlo (y suelen serlo en diferentes sentidos), hombres ymujeres tienden 'por naturaleza' a experimentar con varias parejas hasta que en un momento dado encuentran una a la que consideran definitiva. A parte, la tendencia femenina es tener algunas parejas más antes de la 'definitiva' que los hombres.

El comportamiento es muy similar en los dos sexos: en ambos casos, tienden a seleccionar miembros del otro sexo (o del propio) físicamente atractivos para las relaciones más o menos ocasionales, y a otros con atributos más relacionados con la estabilidad y el compromiso en el cuidado de la prole para emparejarse “definitivamente”.

Los estudios existentes parecen decir que pese a la igualdad en este tipo de comportamiento, en las mujeres existe una tendencia a buscar esta pareja definitiva antes que los hombres (aunque se muestren abiertamente promiscuas en el empeño). Quizás, debido a una conciencia biológica de que los hijos deben tenerse de jóvenes, quien sabe.

Existe otra observación que no puede olvidarse. Cuando se han estudiado grupos humanos que conviven en condiciones de aislamiento sobrevenido (náufragos, tripulantes experimentales de balsas oceánicas como Ácali, etc.) todos ellos tienden a ser menos promiscuos de lo esperado y buscan emparejamientos; aunque mantengan contactos sexuales con otros por falta de respuesta de la otra persona.



Pero, quizás, esa búsqueda de emparejamiento definitivo tenga poco que ver con la sexualidad recreativa y esté más relacionada con la reproductiva. Porque lo cierto es que, incluso entre parejas bien avenidas, es posible que uno de sus miembros o los dos sientan la necesidad de relacionarse esporádicamente con otros. Otra cosa es que lo hagan por influencia de los frenos sociales).


Necesidad de variedadLa infidelidad está relacionada con la necesidad de tener variedad, porque larepetición aburre con el paso del tiempo. Cuanto menos importante sea esa necesidad, menos probabilidades habrá de infidelidad.



Esa necesidad de variación es propia tanto de hombres como de mujeres, aunque esté motivada por razones diferentes en unos y otros. Lo que no se sabe si esa diferencia es social o intrínseca. Una cosa es cierta: los hombres sobrevaloran el número de conquistas extraconyugales, mientras que las mujeres las esconden.

Hombres y mujeres ante la infidelidad Cuando se analiza el comportamiento sexual humano, algunos estudios encuentran que los hombres suelen buscar, y desear, variación en las personas, aunque sea para hacer lo mismo.

Quizás por eso tiendan a consumir, en general, más pornografía que lasmujeres; porque les ofrece variedad de personas (rostros) aunque todas hagan las mismas cosas una y otra vez. Y, quizás, también, busquen relacionarse con otras personas por la diferencia que eso les supone.

Las mujeres suelen desear y buscar la variación, no tanto en las personas, como en el tipo de actividad sexual que practican; aunque sea la misma persona la que la practique.

Quizás por eso, porque es la actividad sexual en sí y no la persona lo que les excita, se excitan incluso contemplando la cópula de unos chimpancés, como han mostrado algunos estudios, cosa que no sucede con los hombres.Cuando ellas buscan relacionarse con otras personas lo que desean es que les ofrezcan actividades sexuales que no practican habitualmente en sus casas. No buscan a otra persona sino otras practicas sexuales.



Terra España

http://www.terra.com/mujer/articulo/html/hof123504,2.htm

jueves, 15 de noviembre de 2012

UN MUNDO DE POSIBILIDADES

El dia a dia de ir haciendo y construyendo un camino hacia un sueño que nos conduce a la libertad a la plenitud total es la aspiración de todo ser humano o deberia serlo, aunque la gran mayoria se queda en el camino viviendo ese dia a dia sin pensar mas que en el resto de las horas que le quedan en la jornada de trabajo, o pensando en el almuerzo o la cena, talvez la cita con la novia y buscar la oportunidad de llevarla a la cama para después enfrascarse en los pensamientos de otra conquista, pero nada mas, nos quedamos en ese limbo temporal de pensamientos sin futuro solo revoloteando en un solo sitio sin aliciente para mas, para impulsarnos a ver mas alla del horizonte.
Hay un proverbio que dice que el que no sabe es como el que no ve, y realmente que es así  cuando no sabemos lo que podemos encontrar mas alla de nuestros sueños es como cuando no se había descubierto América que todo mundo daba por hecho que las cosas eran asi inamovibles, hasta que alguien se aventuro y empeño su vida en esa nueva empresa, asi tambien todos podemos y tenemos ante nuestros ojos la posibilidad de vivir nuestro propio descubrimiento de America pero en nuestro territorio, en nuestro mundo, en nuestro corazon.   Ve levantate y preguntate, que quiero de mi vida?, estoy satisfecho con lo que tengo?, Claro que puedes y te aseguro que hay un mundo inmenso de posibilidades.

William P