lunes, 7 de marzo de 2011

Volver a Empezar


Que triste y dolorosa resulta una caida cuando nos hemos lastimado, o cuando nos han defraudado, cuando hemos perdido la confianza en un amigo o en uno mismo, cuando lo que creiamos que era ya mas no es, cuando las cosas gravitan en otra direccion y hasta ahora nos damos cuenta que las cosas no son asi.

Triste es ver el atardecer con los ojos enrojecidos por las lagrimas y tanto llorar, que triste es esperar que llegue un nuevo dia cargado de ilusion, pero nuestro corazon ya no espera nada, ha perdido su inocencia, ha perdido las ganas de vivir y poco a poco se va sumergiendo en ese mundo sombrio lleno de recuerdos tanto alegres como tristes pero a la final sopesan mas los recuerdos llenos de emotividad, todos como un terremoto de magnitud cinco que te estremece, te estruja hasta el alma y descubres que tienes una herida muy grande en tu corazon.

Alguien me dijo que para poder nacer nuevamente, hay que estar dispuesto a morir y eso significa enterrar el pasado con todos sus recuerdos, dejarlo atras, aunque las heridas no hayan sanado, pero es lo mas saludable, alejarte de los que te hicieron daño, perdonarlos, pero tratar de recuperar tu dignidad, tu vida y sobre todo aprender de esos errores del pasado y estar dispuesto a vivir nuevamente.

En el levantarse esta la grandeza, de no dejarnos vencer, de no hecharnos a morir, de saber que tenemos una vida por delante, que eres capaz de amar nuevamente y no debes de tener temor a entregar tu corazon, son otros los equivocados y otros los que te valoraran en su verdadera intensidad.

Dile si a la vida, renuncia a todo aquello que te hace daño emocional, espiritual, fisicamente, a todo lo que signifique destruccion, a todo lo que te genere dependencia, recuerda que eres libre y en libertad vas a encontrar el verdadero comino de la felicidad.

Estoy volviendo a nacer despues de mi huracan personal del 2010.

William Pavon
7/03/11

No hay comentarios:

Publicar un comentario